miércoles, 19 de noviembre de 2014

el Legado de Paulino

Inmersos en pleno mes de noviembre, mes éste que se suele utilizar para evocar a nuestros seres queridos que ya no están entre nosotros, hoy quiero rendir un profundo y merecido homenaje al que sin duda ha sido uno de los mejores poetas que ha tenido el género de las sevillanas, así está reconocido por la gran mayoría de los compositores de nuestra música. Se trata del poeta Don Paulino González Jiménez.

Nació en la Puebla de los Infantes el 16 de junio de 1932. Estudió Magisterio por enseñanza libre y posteriormente filosofía y letras en la universidad Hispalense.

Contaba ya con varios libros editados cuando Juan Antonio Hurtado lo conoció un domingo de feria de abril y le propuso componer letras para sevillanas. A partir de ese momento se comenzó a escribir la  historia del poeta más grande que jamás hemos tenido. Corría la primavera de 1977 y las primeras sevillanas que Paulino compuso fueron para Amigos de Gines tituladas “El dolor del amor” y “El ojo de tu llave”.

Desde ese instante, fueron muchos los compositores musicales que se rifaban los temas del bueno de Paulino, uno de los músicos que más se compenetró con él fue el genio de la Puebla del Río José Manuel Moya. De ese primer contacto Paulino-Moya surgieron temas en el año 1979 para los Romeros de la Puebla como: Mírala, mírala, la barca que yo tenía, Cuando el río suena y Cuatro puentes y dos orillas. Tanta fue la compenetración entre Paulino y Moya que con el pasar de los años han quedado como una de las parejas creativas más importante de nuestro género, de esa unión salieron temas para Chiquetete, los Doñana Paco Taranto, la Canastera, Los de la Trocha, Triana-5, María de la Colina… 




Otro compositor musical que vio en Paulino una fuente inagotable de creatividad, fue Feliciano Pérez, con Feliciano, Paulino compuso muchas y populares sevillanas, sobre todo para la Canastera “Los palillos” y para los Rocieros “El Desamor”. La obra literaria de Paulino es muy extensa, pero sin duda alguna, la gloria sevillanera la alcanzó Paulino de la mano de José Manuel Moya y en las voces de los Romeros de la Puebla, así llegaron las coplas: Vamos a beber, Caravana Rociera, Fantasía, Más de cuatro veces, Muriendo por ti, Sevilla tiene algo, Me enamoré cualquier día, Carta a Manuela…

Paulino fue junto al también desaparecido Maestro Oliva, los dos únicos autores que pudieron colocar temas en los 5 magníficos de las sevillanas en Hispavox, como son Los Romeros de la Puebla, el Pali, Los Marismeños, Amigos de Gines y Cantores de Híspalis. Con su manera de escribir tan sencilla y compleja al mismo tiempo, tan cercana y cotidiana fue capaz de aportar temas a la inmensa mayoría de los artistas del género, Paulino supo jugar con las palabras como ningún otro compositor, y las cambiaba de modo y tiempo con una maestría sin igual, valga como muestras: A veces, muchas veces, más de cuatro veces, o te quiero, cuento te quiero, que tanto te quiero que, Ay que dolor del amor, ay el amor que dolor, etc, etc

Otro de los grupos que más sevillanas le grabó fue los Rocieros, prácticamente llevaban temas de Paulino en casi todos sus discos, de los Rocieros podemos destacar aparte del mencionado "Desamor", Eres mi cruz, Que Dios existe, Amparo, y Albero.

En su última etapa dentro de la composición por sevillanas, el receptor de caso todo lo que compuso fue Pepe Peregil, con Peregíl entabló una gran amistad y supo adecuarle los temas simpáticos y banales como: De pata Negra, el Río de Sevilla, Rezan los Sevillanos, la combebencia, Aires del abanico, Ni mala ni buena, la nieta de la María…

Paulino Falleció en 17 de abril del año 2010, curiosamente en vísperas de una nueva Feria de Abril, Feria en la que Paulino González con su obra forma parte fundamental de la banda sonora de dicha fiesta.




jueves, 30 de octubre de 2014

La luz del LUBRICAN

Yo siempre he considerado en mi manera de entender la música por sevillanas, que para que un grupo tenga su propio estilo y personalidad, es muy importante que tenga a algún compositor dentro del mismo grupo que sepa darle su propio sello y sus propias señas de identidad, ahí tenemos los ejemplos de Pascual con los Cantores de Híspalis, José Manuel Moya y Juan Díaz con los Romeros de la Puebla, los hermanos Sánchez Berenguer y Manolo Jurado con los del Guadalquivir, a Juan Antonio Hurtado, Felipe Díaz y Alonso Pavón con Amigos de Gines, a Juanini con los Marismeños, a Guillermo Calado y Ecos de las Marismas, a Moyares y Ecos del Rocío, a los hermanos Rincón con Marisma, a los hermanos Gallardo y Senderos… y más reciente tenemos a Carlos Quintero con Cantares de Huelva, Abelardo y Antonio González con Malandar o al grupo y el autor con los que me quiero centrar hoy: Manuel Jesús López “Táchu” y LUBRICAN.

Lubrican tiene una luz, tiene la luz que desprendían los grupos de sevillanas en los años 80, los años de la bonanza musical, la luz que al caer la tarde se pierde entre los pinares del coto, la luz que desprenden las cales de su pueblo, la luz de la mirada de los niños que juegan al salir del colegio o la luz de los abuelos cuando nos hablan del Rocío de antaño.



Lubrican tiene un faro que ilumina el caminar del grupo por las difíciles sendas de este complejo mundo de las sevillanas, un faro que si tiene el apoyo que necesita iluminará también a otros muchos artistas del género porque este faro y esta luz tiene un don, y con el don se nace, ese diamante en bruto que se está puliendo él solo a base de mucho esfuerzo y trabajo, de exprimir esa creatividad que está al alcance de muy pocos, se le conoce por el sobrenombre de Táchu y es un compositor como la copa de un pino… pero de un pino de Hinojos.

Lubrican es ese clavo ardiendo al que se quieren agarrar muchos de los aficionados pesimistas que no quieren o no pueden ver que aún quedan rescoldos en la candela de las buenas sevillanas, porque Marcos, Victor y Táchu tienen en sus voces la frescura de los amaneceres de Doñana, los aromas del hinojo y la menta, la pureza de los parajes de su entorno, la elegancia de los potrillos marismeños y trasmiten con sus coplas la luz del Lubrican.



Mi abuela a mí me contaba... de un caminito que huele a pino y a sal, caminos que no se olvidan, también me dijo que existía una malvada enredadera que era una ladrona de corazones, o que un arisco Cartero se quedaba con las historias de novela y las obras de teatro, ella me decía siempre que con las cosas sencillas se puede volver a la vida, me contaba de unos lugares marismeños donde había flores de un mismo ramo y una arboleita verde, donde los niños se pasaban las horas jugando al Rocío… mi abuela a mi me contó que todo aquello ocurrió en un pueblo que es puerta del Rocío, pertenece a la provincia de Huelva y tiene el nombre de una planta aromática y medicinal: Hinojos.

¡Ojalá, al igual que esos pinares de Hinojos que como dice Feliciano Pérez son columnas que sostienen al firmamento, con el pasar de los años podamos decir que Lubrican y Táchu son pilares fundamentales donde se sostenga el firmamento sevillanero! Cualidades tienen para ello.





jueves, 23 de octubre de 2014

50 años repartiendo "Sevillanía"

Antonio Romero Monge (Alcalá de Guadaíra) y Rafael Ruiz Perdigones (Dos Hermanas) forman el popular dúo artístico:  LOS DEL RIO. 
Ardua tarea la de resumir los 50 años en activo, de trayectoria profesional y carrera discográfica, sin que se nos pasen por alto muchos datos importantes, comenzar diciendo que en 1963 forman el dúo artístico cuando apenas contaban con 14 años de edad y en los años setenta fueron los sucesores en los “tablaos flamencos” y salas de fiestas Madrileñas (Las Brujas) y Sevillanas (El Guajiro), de sus maestros los Hermanos Reyes y continuadores de un estilo y una forma de cantar sevillanas con pureza y potencia.

Sus primeros años como artistas se decantaron por el cante por sevillanas ya que eran muchos los dúos que se apuntaron a esa moda (Los Toronjos, los Hermanos Reyes, Los Rocieros, Los Hermanos Sevilla, Los Giraldillos…), muchas de sus sevillanas las acogió el pueblo y las hizo suyas: “Celos”, “Acuérdate de mí”, “Hay fiesta en la marisma” o “Hechura soberana”, pasaron los años y en los 80 Antonio y Rafael, ante el reclamo desde la Costa del Sol y la cantidad de “bolos” que le salen se dedicaran más a las canciones, rumbas y adaptaciones de éxitos de otros artistas como por ejemplo el “Que no se rompa la noche” de cantante internacional Julio Iglesias.
En 1990 graban un disco titulado “Cantemos por Sevillanas”, con arreglos de Jesús Bola y autoría completa a excepción de un tema, de Manuel Pareja-Obregón, con sevillanas tan destacadas como “Déjala que se vaya”, “Madre de los Rocieros”, “Mi abuela” o “Y como le digo a Dios”, aunque el tema que más sonó fue “Sevilla es la gloria de los cielos”.
Es 1991 año de otro buen disco, donde se incluyen cuatro sevillanas, entre ellas “Que no se enfade la Virgen” y seis rumbas de las cuales cabe destacar una sobre el resto compuesta por Miguel Magüesín y Cesar Cadaval titulada “Sevilla tiene un color especial” Himno oficioso de la ciudad de Sevilla de Despeñaperro hacia arriba y que les reportaría un premio Ondas.


Sobre su actuación más entrañable, contaban Los del Río en una entrevista en Giralda TV, que fue en una visita al Vaticano a su Santidad el Papa Juan Pablo II, nos narraban que en la capilla Clementina donde se les recibía estaba prohibido cantar, pero que el Cardenal de Sevilla Carlos Amigo Vallejo les dijo –haced los que os dicte el corazón- y ellos ni cortos ni perezosos cuando el Papa les estrecho la mano a ambos, comenzaron a cantar: El Papa en el balconcillo de la Ermita del Rocío/  se sintió marisma y jara, se sintió romero y lirio/  Que tendrá Rocío divino/ Que hasta el Papa preguntaba/ por las cosas del camino. 
Pero lo mejor en cuanto a reconocimiento, popularidad y número de ventas (más 10 millones de copias vendidas) estaba por llegar, estamos en la Feria de Abril de 1993, en las casetas se reparten unos casetes promocionales con una rumba muy pegadiza, su título “Macarena”, sin saber cómo, me encontré bailando tipo “Conga de Jalisco” en una caseta rodeados de personas que no nos conocíamos de nada, en ese momento supe que estaba ante un gran éxito, lógicamente nunca llegué a imaginar que de tal magnitud (incluso Clinton en su campaña electoral para la presidencia de EE.UU las incluyó y bailó).
Desde el “Macarena”, Los del Río se han visto desbordado y requerido en casi todas las partes del mundo y se con ello obligado a grabar temas más “Discotequeros”, aunque a decir verdad nunca le han dado la espalda a las Sevillanas, donde en 2003 celebrando sus 40 años de carrera artística graban un disco titulado “Un Río de Sevillanas” con arreglos de Manuel Marvizón integro de sevillanas con duetos realizados por especialistas del género como: Soles, María José Santiago, María de la Colina, Isabel Fayos, Consuelo, La Canastera o Lola de los Reyes y temas populares tanto suyos como de otros artistas y con la colaboración de la Banda del Mando Aéreo del Estrecho dirigida por el Capitán D. Jorge Gómez.                                                   
Y para sus 50 años de carrera profesional, han preparado una serie de conciertos en los que cabe destacar sobremanera el celebrado en el auditorio FIBES de Sevilla en Octubre de 2014 acompañados por muchos grandes artistas y buenos amigos del Antonio y Rafael, Rafael y Antonio: Larga vida a los del Río!



sábado, 20 de septiembre de 2014

Otra Bienal huérfana de Sevillanas!

En este mes de septiembre y los primeros días de octubre se va a celebrar en Sevilla la XVIII Bienal de Flamenco, un evento que cuenta con más de 70 espectáculos en directo, miles de entradas vendidas anticipadamente, centenares de artistas entre cantaores, bailaores, músicos y tocaores, se interpretarán decenas de palos del cante flamenco, pero nuevamente (y van no sé cuantas ediciones) NO habrá cante ni baile por Sevillanas!

Y yo me pregunto, ¿acaso cuando una pareja de baile alza sus brazos y con sus manos rebuscan en el cielo, o se cruzan las miradas entre vuelos de volantes, o hacen el conocido zapateado en la tercera copla, o se acercan y alejan, y esos flecos del mantón danza al compás del cimbreante cuerpo femenino no representa pasajes y posturas del baile estricto del flamenco?  Decir que de las cientos de academias de baile flamenco que hay repartidas por todo el planeta tierra, en la inmensa mayoría de ellas lo que se imparte y enseña y lo utilizan para comenzar el periodo de aprendizaje es a bailar sevillanas.

¿Qué os dice los nombres de Camarón, Miguel Poveda, Carmen Linares, Niña Pastori, José Mercé, Paco Taranto, José Galán, Tina Pavón, el Péle, Marina Heredia, Pepe Peregil, Estrella Morente, Paco Toronjo, Arcangel, Turronero, Chiquetete, Argentina o María Toledo?  Son nombres y apellidos de cantaores flamencos y todos ellos han grabado en algún momento de sus carreras artísticas cante por sevillanas, o acaso las manos y el talento de los tocaores como Manolo Sanlúcar, Enrique de Melchor, Niño de Pura, Manolo Franco, Rafael Riqueni, Tomatito, o el genial e internacional Paco de Lucía ¿son distintas cuando tocan una soleá o unos tientos que cuando ejecutan unas sevillanas? Todos estos guitarristas han pertenecido al género de las sevillanas




Lo más incongruente de todo es, que si las sevillanas estuvieron presentes en las primeras ediciones, ¿por qué llevan tantos años sin estarlo? ¿Antes sí era un palo del flamenco y ahora no lo es? ¿Tal vez estén temerosos de que vaya a ser el evento más multitudinario de la bienal? ¿O quizás no les guste el perfil de personas que acudirían a dicho evento?

¿Por qué esa abandono y trato vejatorio hacia nuestro cante más representativo? No en vano las Sevillanas llevan implícito el nombre de esta desagradecida ciudad, nos tildan de catetos, obsoletos,  retrógrados o rancios a los que amamos a nuestra cultura centenaria y folclore, sí folclore y a mucha honra, folclore es cultura y fiesta.

Y voy más lejos aún, ¿cuántas veces hemos sido testigos por televisión de cómo reciben en otras comunidades autonómicas a embajadores y personalidades? Pues lo hacen con su traje regional, con sus bailes típicos y autóctonos, presumiendo de su cultura y aquí no presumimos sino todo lo contrario, nos avergonzamos de nuestra idiosincrasia señores, en este mundo cada vez más impersonal y globalizado  hay que tener señas de identidad y nosotros las tenemos y muchas! No digo que tengamos que estar todo el santo día vestidos o ataviados con el traje de flamenca o de corto, pero tampoco podemos acomplejarnos y pedir perdón por lo que somos y por lo que poseemos. 



¿Os imagináis a los vascos renegando de la chapela,  a los valencianos de sus falleras, a los catalanes de sus Castellers, a Jerez de sus caballos cartujanos, a los canarios y gaditanos de sus carnavales o a los madrileños de los chotis? Definitivamente, el ayuntamiento de Sevilla y las instituciones le han dado la espalda a las sevillanas.

Una frase célebre nos recuerda que “La grandeza de un pueblo se mide por el respeto a sus mayores” pues respetemos las costumbres y tradiciones de nuestros mayores y pongamos al género de las sevillanas donde merecen, orgullo de nuestra tierra y la más fiel seña de identidad de nuestra ciudad: LAS SEVILLANAS.


martes, 9 de septiembre de 2014

La Sal de Sanlúcar

El Río Guadalquivir, como ya cantaron los Romeros de la Puebla… en Jaén fuiste serrano, en Córdoba hechicero, por Sevilla de Triana y por Cádiz marinero! pero en Sanlúcar de Barrameda agoniza y sus dulces aguas se impregnan de la sal del Océano Atlántico, sal de las salinas de la bahía de Cádiz, la sal que los Fenicios hace más de 3000 años utilizaban para sazonar sus productos y la sal de las voces de un grupo que allá por 1983 respondían al nombre de Mirabrás.

Por el Río Guadalquivir, arribaron a Sevilla el mítico Hércules para fundarla, también desembarcaron los tesoros del nuevo mundo y para que las Sevillanas no fuera un cante exclusivo de Sevilla y Huelva, llegaron las coplas de los Doñana, y años más tarde también lo hicieran “Las Sevillanas de Sal Marina”.

Sal Marina (José Antonio Conde, José Antonio Martínez "Minguez" y Juan  Márquez) se empeñaron y lo consiguieron con creces en hacer del cante por sevillanas un palo más del flamenco, por si quedaban dudas al respecto, ellos con sus prodigiosas voces, con sus giros, melismas, garganteos y tonos imposibles demostraron que este cante tan encorsetado por su métrica se le podía sacar el mayor rendimiento y el mayor esplendor.


También fueron originales en la presentación del producto, con sus pinturas de portadas basadas en el costumbrismo Andaluz del siglo XVIII y únicos tratando los títulos de sus discos, muchos de ellos bautizados con tan sólo una palabra, ahí tenemos por ejemplo los discos: Bordao, Rompeolas, Azotea, Filigrana, Salobre, Toreando y Oleaje.

Estas tres voces le han dado una dimensión al género de las sevillanas que estoy convencido que ni ellos mismos son conscientes de la magnitud que han alcanzado con su impresionante ejecución  de los temas, sevillanas algunas de ellas con ritmos de tanguillos o rematadas por soleá y por martinetes!

Sal Marina es el grupo gourmet del mundo de las sevillanas y la referencia de muchos grandes cantaores y tocaores flamencos, no en vano, el mismísimo Camarón de la Isla para su aportación en la película “Sevillanas” del Director Carlos Saura seleccionó tres temas de Sal Marina para interpretarlos: Toma que toma, Dame la mano y Pa´ que me llamas.

Su estilo lo definió en 1984 los hermanos Muñoz, José Miguel e Isidro, y para 1985 nos tenían preparado uno de los mejores discos de sevillanas de todos los tiempos, los discos de 1986, 1987 y 1988 no tenían nada que envidiarle al mencionado de 1985 y aunque sus auténticos valedores hayan sido José Miguel Évora e Isidro Muñoz, Sal Marina ha seguido su trayectoria artística defendiendo temas de otros autores de igual manera, es decir, flamenca e insólita forma de interpretar las sevillanas.

En el año 2003 se retiro del grupo y la música Juan Márquez, y aún así Sal Marina ha continuado sonando como antes y nos han dejado otros dos grandes discos, en 2008 “Toreando” y en 2010 “Oleaje” y en la actualidad están inmerso en la grabación de otro disco que sin lugar a dudas será otra delicia para los buenos paladares.

Gracias a Los Doñana y a Sal Marina, Sevilla y Sanlúcar de Barrameda están unidas por dos vías, por el río y por la música!



jueves, 7 de agosto de 2014

La cosecha de coplas nuevas

Sevilla cada primavera, nos regala una nueva cosecha de coplas nuevas.
La semilla es plantada por nuestros poetas en su besana de papel, son regadas con mimo y delicadeza por los compositores musicales y empaquetadas con todo lujo de detalles por los arreglistas para su presentación final.
Los artistas las ofrecen para que el consumidor las pruebe.
Unos frutos son apetecibles y sabrosos desde que salen al mercado, algunos necesitan más tiempo para madurar, también los hay que cuestan mucho digerirlos y otros salen ya en mal estado desde primera hora y el pueblo los deshecha.

Algunos de estos productos han sido elaborados en invernaderos y otros a campo abierto, dependiendo de la forma de trabajar de cada uno.
Unas temporadas la cosecha es muy fructífera y abundante y en otras las recolectas son más pobres y precarias.

Pero afortunadamente el consumidor tiene cada año gracias a todas esas personas que trabajan desafiando las inclemencias del tiempo y a la falta de apoyo de las instituciones un producto que llevarse a la boca, un producto llamado: Sevillanas.



Y sobre esa cosecha anual llamada sevillana ¿Qué le digo yo a Sevilla que no le haya dicho nadie?
¿Qué su sombra es un bordao de encajes de mantilla?
¿Qué es concierto del agua en la fuente?
O ¿Qué mi orgullo es haber nacío en esta guapa Sevilla?

Pues os diré…
Que de Sevilla yo me llevo sus aromas, que la primera vez fue en Sevilla, que Sevilla tiene una cosa que solo tiene Sevilla…
Sevilla es eterna primavera, Sevilla es así, Dios quiso pintar Sevilla con los pinceles de Abril, en Sevilla a cualquier hora tienes ganas de reír, porque cada vez que te nombran Sevilla yo no puedo evitar presumir y es que en Sevilla Señores… hay que morir.

Las cosas de Sevilla… contar y no acabar, Sevilla es espiritual, Sevilla es un sentimiento imposible de explicar, que Sevilla son sus gentes y después… tó lo demás, Sevilla es majestuosa, Sevilla es romántica, Sevilla es mentira, Sevilla es impresionante, Sevilla no hay más que una, Sevilla es una sultana que el río la cautivó, Sevilla viste claveles en la pena y en la alegría, le cantan las clavellinas a mi Sevilla, me gusta Sevilla y amo su cielo, Sevilla cuanto te quiero, cuando se dice Sevilla hay que quitarse el sombrero, Sevilla es el rincón donde brillan el sol, la luna y el cielo…

Que si de Sevilla salgo tan solo pienso en volver, porque mi último viaje lo haré de Sevilla al cielo y por muy mal que se pongan las cosas o nos las pongan los políticos, aunque tenga que pedir por las calles de Triana, yo no me voy de Sevilla porque no me da la gana!!






sábado, 2 de agosto de 2014

… y llegó Onuba

Onuba, es la actual ciudad de Huelva (Andalucía-España), fue el nombre de un asentamiento fenicio y tartesio datado desde al menos el siglo X a.C. A partir de este término se desarrollaron los siguientes nombres que tomó la zona para los colonizadores romanos (Onuba Aestuaria) árabes (Awnaba y Guelbah) o cristianos (Huelva) y desde 1987 es el nombre de un conjunto de sevillanas y rumbas. (Por un momento te vi Rocío, ay, Rocío!)

Ese preciso y precioso nombre eligieron como emblema los hermanos Paco y Miguel Recio García junto a su primo Enrique Pérez Salguero para iniciar en el año 1987 una andadura y trayectoria musical que dura ya más de 27 años. (La vida es un cigarrillo, humo, ceniza y candela…)

Onuba llegó a las Sevillanas en pleno boom del género y no desentonaron ni una nota sino todo lo contrario, con sus personalísimas voces dieron otra tonalidad y otros matices al cante por sevillanas, unos quejíos y melismas alargados al que no estábamos acostumbrados. (Hola cómo estás?)

Por aquel entonces, en tierras de Huelva ya habían hecho historia los Hermanos Toronjo y los Choqueros, estaban más que consolidados los míticos Marismeños y las Niñas de la Manola estaban en su mejor momento. (Cada vez que te nombro Rocío!)




Pero Onuba tenía mucho que aportar a nuestro folclore, supieron rodearse de grandes profesionales como José Antonio Ramírez Brenes “Tato” o Manuel Marvizón, y gracias a la creatividad de estos dos genios de nuestra música andaluza nos regalaron sus tres primeros discos catalogados como obras de coleccionistas. (Dicen que de noche la Giralda se duerme besando al río…)

Onuba siempre apostó por la calidad antes que por la cantidad, de ahí que en 27 años de carrera artística sólo tengan editados 13 discos y en algunos de ellos son ocho e  incluso siete los temas incluidos. (Si no sale el sol, yo tampoco saldré…)

Los secretos del éxito en la música son indescifrables, porque Onuba tiene todo para triunfar a la más alta escala, voces, temas, trabajo, ilusión, frescura, valentía, saben versionar… pero doctores tiene la iglesia! Tras su aventura con algunas flamencuras en sus discos de 1990, 95 y 96 vuelven a manos de Manuel Marvizón porque era cuestión de matices y nos regalaron otro grandioso trabajo discográfico en el año 2000 (El amigo por derecho lo transmite en la mirada…)

Un paréntesis demasiado extenso en el cual poco o nada supimos de ellos, hasta que aparecieron cantando un popurrí de éxitos en una especial Rocío de Canal Sur televisión, creo que era allá por el 2007, ante la reiterada pregunta de los aficionados ¿y cómo que Onuba ya no graba? si es que estaban fantásticos de voces! Pues gracias a la compañía discográfica Fods Records tuvimos nuevamente a Onuba en el mercado en la primavera del año 2008. (Una mala lengua hiere seguro más que un puñal)

De Huelva son y a Huelva van pasito a paso todos los piropos que le gente de las sevillanas les ofrece de corazón, porque Onuba es diferente, ellos nos cantan realidades con sus voces de plata de ley, y te dicen enamórate de la Diosa del amor con un romance de Luna, ya veis, en la vida todo es cuestión de matices y nosotros nunca le diremos un adiós a estos grandes artistas, siempre nuestro saludo será un: Hola ¿Qué tal?





lunes, 28 de julio de 2014

Sus Majestades: Los Romeros de la Puebla

Escribió Joaquín Caro Romero, uno de los más ilustres pregoneros que ha tenido la Semana Santa de Sevilla en su pregón del año 2000, un romance dedicado a la Esperanza Macarena donde se incluía esta estrofa:

Se va un siglo y viene otro
Pero ella siempre se queda…

Eso mismo lo podemos trasladar a esta legendaria formación llamada “Los Romeros de la Puebla”:
Se va un grupo y vienen otros
Pero ellos siempre se quedan…

Porque “Los Romeros de la Puebla” siempre quedarán en la memoria colectiva de los buenos aficionados al cante por sevillanas.

“Los Romeros” durante su carrera, cuántos y cuántos grupos habrán visto llegar, triunfar y desaparecer, y ellos siempre ahí, con una labor callada, y fiel a un estilo en la cresta de la ola, pasando de modas de composición, sino todo lo contrario, creando su propio estilo, el estilo “Romeros”, ese estilo que grupos tan consagrados como Brumas o Marisma lo han seguido durante su trayectoria profesional.



Si hay un número que identifique a los Romeros es el número cinco y con el cinco le diremos:

CINCO  ESTAMPAS TAN SUREÑAS /
CINCO  ESPIGAS DE ARROZAL /
CINCO  VUELOS DE CIGÜEÑA /
CINCO  POTROS SIN DOMAR /
CINCO  NOTAS, CINCO SONES, QUE SE UNEN AL CANTAR/
CINCO  TALLES DE ZAHONES/
CINCO  ESPUELAS PLATEAS /
CINCO  LUNAS RIBEREÑAS  ESPERANDO CAMINAR /
CINCO  ESTRELLAS MARISMEÑAS ASOMANDO EN EL PINAR /
CINCO  HUELLAS EN LA ARENA QUE EL SOLANO ACARICIÓ /
CINCO  HERMANOS QUE EN EL QUEMA LA CORRIENTE BAUTIZÓ/
CINCO  LLAMAS DE UNA HOGUERA /
CINCO  TOQUES DE TAMBOR /
CINCO  COPLAS ROCIERAS / 
CINCO  VELAS DEL CAJÓN /
CINCO VOCES QUE MECIERON /
UNA CUNA CIGARRERA ANDANDO POR LOS SENDEROS /
Y MIENTRAS LA VIRGEN QUIERA /  
¡CINCO SERÁN LOS ROMEROS!

He querido rescatar de la larga, exitosa y extensa carrera artística del grupo más importante y laureado de la historia de nuestro cante, esta letra de los Hermanos Martínez Bizcocho  porque nos narra con todo lujo de detalles los sentimientos de estos cinco amigos Rocieros.

El que fuera jugador de fútbol y más concretamente del Sevilla José Manuel Moya, y a la postre el mejor compositor musical que ha tenido nuestro género, tras su prematura retirada del fútbol por problemas de “salud”,  regenta una pequeña taberna en su pueblo natal “La Puebla del Río”, dicha taberna, tenía un soberao donde se sembró una semilla, semilla que en 1967 germinará dando un fruto como “Los Romeros de la Puebla”, conjunto formado por José Manuel Moya, Juan Díaz, José Angulo y los hermanos Faustino y Manuel Cabello, formación que siguió inalterada desde sus inicios hasta su retirada, consiguiendo una trayectoria nada más y nada menos que de 45 años de actividad artística y musical.

Los Romeros de la Puebla siguieron la estela iniciada por los pioneros de las sevillanas que eran "Los Hermanos Toronjo" y  "Los Hermanos Reyes", convirtiéndose por su calidad en santo y seña de los grupos de sevillanas.



Sobre sus excelentes voces, cabe destacar sobre todo la de Faustino Cabello, capaz de interpretar cualquier palo del flamenco e incluso las saetas con gran maestría, es una de las más prodigiosas voces que han cantado por sevillanas.

“Romeros” es el único grupo de sevillanas que nunca ha incluido en sus trabajos anuales “ordinarios” otros cantes que no sean Sevillanas, salvo algún pasodobles.

Y en sus casi 500 sevillanas grabadas podemos decir a modo de rápido resumen, que al menos 200 están dedicadas al Rocío, más de una veintena a la Semana Santa, sobre un centenar de temas dedicado a Sevilla y el resto de las composiciones al mar, al campo y al amor y sus vertientes.

Sin lugar a dudas nos dejan un gran legado estos “Maestros de las sevillanas”, que pueden presumir que la mayoría de los componentes de de todos los grupos que han existido y existen, se declaran fervientes admiradores y auténticos Romeristas.

También os puedo decir, que los Romeros de la Puebla son: timón, luz, camino y ejemplo para todo el que quiera iniciarse en esta cante tan ingrato en muchas ocasiones y muy satisfactorio en otros tantos.

Escuchando a “Los Romeros”, romperemos la promesa y abriremos el viejo arca para colocaremos los zahones y el sombrero, desandaremos las vereas en una mañana de Mayo, detendremos el tiempo en una para en el camino con el abuelo y los rocieros ausentes, que nos llevaran a un Rocío de hace mucho tiempo ya, hablaremos con la candela en el camino de vuelta y aunque todo termina en la vida, por una mala partía, más de cuatro veces las fantasías están en los rincones del sueño, en los sueños donde Sevilla tiene algo, o el cántaro se rompió sobre los cristales y con una carta a Manuela le diremos abrázame y no te olvidare.

Eso mismo le decimos nosotros ahora: No os olvidaremos nunca y ¡¡Medalla de Andalucía para los Romeros de la Puebla!!






miércoles, 23 de julio de 2014

Una noche por Triana

¡Qué  noche la de aquél año! eso mismo pensaré yo cuando pase el tiempo y en el baúl de los recuerdos rebusque en la "carpeta" de buenos momentos y grandes espectáculos.

En esa espectacular carpeta estará desde ayer noche la actuación de grupo Albahaca en el Altozano de Triana con motivo de los días sañalaítos de Santiago y de Santa Ana.

La noche prometía, tras un paseo con mi familia por la Calle Betis, y llegando al Altozano, me fui encontrando y saludando a buenos amigos, por allí andaban Manuel Melado (flamante pregonero de Triana), Juan Antonio Hurtado, Manuel Delgado (Voces de Sevilla), la gente de Chispazo Rumbas, Juan Antonio Jiménez, Lola Triana, José Carlos Seco, Raquel Morey, Francisco José Pavón... antes de llegar a la Capilla de la Estrella me topo con Pascual González y Juani Calceteiro (él me había pedido el audio de "Resignación" las sevillanas que tenían que cantar junto a Albahaca), un Pascual muy aparente e ilusionado como de costumbre - ya te llamaré - el cuerpo ya se estaba preparando para lo que se disponía a sentir y vivir esa noche mágica con Albahaca y sus gentes.




El espectáculo comenzó con canciones y rumbas de la época dorada del grupo Albahaca y a continuación llegaron ellos... su gente, los primeros amigos en aparecer fueron "Cantores de Híspalis" y cantaron a dúo Si yo tuviera una barca, sería barquero en Triana del genial compositor Rafael Romero Sanjuan, después Arturo Pareja-Obregón al piano nos deleitó con aquello tan sublime que comenzaba: Y me da igual, cantar en Sierpes que en la Plaza Nueva, también nos evocó a la figura de su padre y se arrancó con: Cuando paso por el puente Triana contigo vida mía, y se fueron sucediendo los artistas, José Manuel Soto interpretó a dúo "Lagrimas negras", Sabino Loma y Miguel Magüesin (antiguos componentes de Albahaca) pusieron sus voces para el tema emblema del grupo "Pasa la vida", Rafa González Serna y "su" Se te nota en la mirada y un Cesar Cadaval que se acordó de los difuntos de los bancos de Santander, BBVA y Cajasol (le dio por ahí) cuando cantaba "Sevilla tiene un color especial" y como broche y al grito de otra! otra! como un bonus track el a la, la, la, la, long...



Como me dijo mi amigo Pavón, ¿y por qué no un Altozano en la feria de Abril? con espectáculos en directo de los músicos de nuestra tierra, sería fabuloso como promoción y difusión de este maltrecho cante y arte del género de las sevillanas.

En el Altozano de Triana, la noche del 22 de julio hubo un muelle de sal, un puerto de gracia, arrobas de arte e ingenio, un puente de versos y coplas, porque un buen puñado de buenos artistas se empeñaron en hacernos pasar una Velada (Velá) inolvidable, corría el verano del año 2014. (El documento se ha guardado correctamente en la "carpeta" de buenos momentos y grandes espectáculos). 

Otro día os hablaré de otra noche de locura que en el mismo Altozano nos hicieron pasar Pascual González y Cantores de Híspalis.


viernes, 18 de julio de 2014

La Tribu de las Sevillanas

Una de las mejores cosas que me han ocurrido desde que entré a pertenecer al mundo de las sevillanas por vía radiofónica en el año 2009, ha sido conocer a mucha gente maravillosa y en concreto a cuatro locos enamorados de nuestra música.

Fuimos bautizados por Francisco José Pavón con el nombre de la Tribu de las Sevillanas.

Dicha tribu está compuesta por: José Antonio Sánchez de Paco (el nuevo Paulino) José Antonio Espinosa (magnífico compositor) F. José Pavón (compositor que vive por y para las sevillanas), Juan Miguel Vélez (Director de Radio Sevillanas) y un servidor.
Hay un refrán español que dice "Dos son compañía, tres son multitud", pues os puedo decir que nosotros cinco somos compañía.

Hemos pasado muchos buenos momentos de charla y convivencia, de conciertos, de congresos... Hemos tenido votaciones sobre los discos de sevillanas (que incomodó a algunos), tenemos reuniones, cenas de Navidad y estamos en continuo contacto en las redes sociales.

Nuestro principal objetivo y nuestra labor diaria no es reanimar al malherido mundo de las sevillanas, nuestro fin es luchar porque esto NO se nos muera entre las manos.

Muchos son los buenos aficionados del género de las sevillanas que desearían formar parte de la Tribu, podría ser, pero yo soy de los que opinan que si las cosas funcionan para qué tocarlas.

La última convocatoria de la Tribu ocurrió hace muy poco en la Cafetería “La Dolorosa” en el pueblo de Gines  y sirvió para homenajear a uno de los mitos de nuestra música a uno de los hijos predilectos del pueblo Aljarafeño: Juan Antonio Hurtado “Hurtado de Gines”.




En los más de 150 minutos que el bueno de Hurtado nos acompañó, nos estuvo embelesando con sus vivencias de 45 años como autor de grandes sevillanas!!

Nos habló de los antiguos piques entre los poetas de la Rivera del Guadalquivir y los de Gines, de cómo seleccionó en la oficina de Manolo Garrido entre muchas letras las "sevillanas del adiós", como reclutó a Paulino González para el género de las sevillanas con "el dolor del amor", que por mediación del servicio militar y Luis Baras llegaron los poemas de Aurelio Verde a Amigos de Gines, como nacieron algunas de sus creaciones, de cómo junto a Alfredo Santiago crearon el estilo Gines, su perdición por los Marismeños, del desaire que le hizo María del Monte a una de sus creaciones, del programa Cantares de Lauren Postigo, su accidentada actuación en los Salesianos de Utrera con el traje blanco... 





La Dolorosa se convirtió por unas horas en muy Gozosa y Gloriosa, esa tarde del verano del 2014 pasará a los anales de la Tribu como una de sus páginas más entrañable! No todos los días se tiene el privilegio de departir con el creador (Junto a Alfredo Santiago) del estilo Gines, uno de los fundadores de Amigos de Gines, autor de: lloran los pinos del coto, para ser buen Rociero, No me cuentes penas, Sevilla es impresionante, Ya huele a Feria, Porque te llamas Rocío, El loco, Rociero y buena gente, El amor no tiene edad, Mi amor se llama Sevilla, en Sevilla hay que morir, Sevilla mágica... A todo eso, apareció por allí Felipe Díaz (Amigos de Gines) junto a Salvador Escobar... Por la esquina de la Dolorosa pasó motorizado José Manuel Gil Buiza! Esas cosas sólo suceden en Gines, posiblemente el pueblo donde más sevillanas por metro cuadrado se han compuesto en la historia de la música más nuestra: Las Sevillanas!




lunes, 14 de julio de 2014

Los Maravilla

Antes de que viniera al mundo este "mahareta" de las sevillanas, mucho antes de que me acunaran y arrullaran con sones de viejas nanas y cuando aún mis oídos no habían sentido el cosquilleo del repique de las campanas de la Giralda, mi olfato no había sido despertado con el olor de los azahares, mi vista no se había embriagado con los perfiles de esta bendita Híspalis  o nuestra Feria de Abril no conocía el barrio de los Remedios,  ya existía un grupo de chavales con pantalones cortos que cantaban de maravilla sevillanas, rumbas, valses, canciones, fandangos y pasodobles.

A Los Hermanos Paco y Pepe Otero, Luis Beret y Antonio Ferrer (Los Maravilla) les dio por cantar desde muy joven y cambiaron los juegos de niños por el arte, la billarda por la guitarra, los partidos de fútbol por horas de ensayo y sus carreritas no transcurría en las calles, eran por los camerinos del desaparecido “Viñablanca”. 



Así fueron los inicios en la música cuando agonizaba la década de los años 60 del mítico grupo Los Maravilla (primer grupo de Sevilla capital en grabar sevillanas) que entre risas y suspiros fueron creciendo!

En una reciente conversación con Paco Otero, me comentaba que en sus inicios le faltó el verdadero apoyo de una gran compañía discográfica, a principios de los 70 la insigne casa Hispavox se interesó por ellos, pero Los Maravilla tenían un contrato con “Discophon” de varios años por delante e imposibilitó su fichaje por ésta gran compañía, lo que podría haber sido fundamental para una magna repercusión a niveles de popularidad y publicidad nacional, posteriormente firmaron con Belter…



Los Maravilla, al contrario que muchos de los grupos de la época que sonaban muy acelerado y estridentes, siempre cuidaron mucho el resultado sonoro de sus trabajos discográficos, para ello se rodeaban de grandes profesionales a la hora de grabar los discos como los arreglista y directores de orquestas Juan Umbert, J. Valero o Felipe Campuzano y los compositores Fransor-Laureano Postigo, María del Carmen Portero, Pérez Moradiellos o Paco Alba.

De la creatividad de un poeta como es José Padrós Uribarri, se benefició magníficamente bien este grupo que entre los años 1982 hasta el disco de 1995 surtió de muchos y bellos temas, e incluso compuso junto a Fely Perejón discos completos como “Cosa Pura” de 1989, “Anuncios de primavera” en 1990, “Acurrucaita” en 1994” y “Zumo de luna” en 1995. 

La formación de los Maravilla en su retirada profesional a finales de la década de los años 90 del pasado milenio estaba compuesta por los hermanos Pepe Otero, Rey, Antonio Ferrer y Paco Otero (En la foto inferior)

Ellos fueron cosa pura y  pioneros en aflamencar las sevillanas, Los Maravilla con su “sonido” nos invitaron a soñar desde el amor a su tierra con anuncios de primavera de su Sevilla mágica, nos acurrucaron cuerpo a cuerpo al compás del tiempo bajo el zumo de la luna del Sur en un vaso de cristal, desde aquí seguiré tirando piedrecitas como loco sobre su ventana, por si alguna vez quieren volver a abrirla y nos arrojan el clavel en forma de coplas nuevas.