miércoles, 23 de julio de 2014

Una noche por Triana

¡Qué  noche la de aquél año! eso mismo pensaré yo cuando pase el tiempo y en el baúl de los recuerdos rebusque en la "carpeta" de buenos momentos y grandes espectáculos.

En esa espectacular carpeta estará desde ayer noche la actuación de grupo Albahaca en el Altozano de Triana con motivo de los días sañalaítos de Santiago y de Santa Ana.

La noche prometía, tras un paseo con mi familia por la Calle Betis, y llegando al Altozano, me fui encontrando y saludando a buenos amigos, por allí andaban Manuel Melado (flamante pregonero de Triana), Juan Antonio Hurtado, Manuel Delgado (Voces de Sevilla), la gente de Chispazo Rumbas, Juan Antonio Jiménez, Lola Triana, José Carlos Seco, Raquel Morey, Francisco José Pavón... antes de llegar a la Capilla de la Estrella me topo con Pascual González y Juani Calceteiro (él me había pedido el audio de "Resignación" las sevillanas que tenían que cantar junto a Albahaca), un Pascual muy aparente e ilusionado como de costumbre - ya te llamaré - el cuerpo ya se estaba preparando para lo que se disponía a sentir y vivir esa noche mágica con Albahaca y sus gentes.




El espectáculo comenzó con canciones y rumbas de la época dorada del grupo Albahaca y a continuación llegaron ellos... su gente, los primeros amigos en aparecer fueron "Cantores de Híspalis" y cantaron a dúo Si yo tuviera una barca, sería barquero en Triana del genial compositor Rafael Romero Sanjuan, después Arturo Pareja-Obregón al piano nos deleitó con aquello tan sublime que comenzaba: Y me da igual, cantar en Sierpes que en la Plaza Nueva, también nos evocó a la figura de su padre y se arrancó con: Cuando paso por el puente Triana contigo vida mía, y se fueron sucediendo los artistas, José Manuel Soto interpretó a dúo "Lagrimas negras", Sabino Loma y Miguel Magüesin (antiguos componentes de Albahaca) pusieron sus voces para el tema emblema del grupo "Pasa la vida", Rafa González Serna y "su" Se te nota en la mirada y un Cesar Cadaval que se acordó de los difuntos de los bancos de Santander, BBVA y Cajasol (le dio por ahí) cuando cantaba "Sevilla tiene un color especial" y como broche y al grito de otra! otra! como un bonus track el a la, la, la, la, long...



Como me dijo mi amigo Pavón, ¿y por qué no un Altozano en la feria de Abril? con espectáculos en directo de los músicos de nuestra tierra, sería fabuloso como promoción y difusión de este maltrecho cante y arte del género de las sevillanas.

En el Altozano de Triana, la noche del 22 de julio hubo un muelle de sal, un puerto de gracia, arrobas de arte e ingenio, un puente de versos y coplas, porque un buen puñado de buenos artistas se empeñaron en hacernos pasar una Velada (Velá) inolvidable, corría el verano del año 2014. (El documento se ha guardado correctamente en la "carpeta" de buenos momentos y grandes espectáculos). 

Otro día os hablaré de otra noche de locura que en el mismo Altozano nos hicieron pasar Pascual González y Cantores de Híspalis.


No hay comentarios:

Publicar un comentario