lunes, 28 de julio de 2014

Sus Majestades: Los Romeros de la Puebla

Escribió Joaquín Caro Romero, uno de los más ilustres pregoneros que ha tenido la Semana Santa de Sevilla en su pregón del año 2000, un romance dedicado a la Esperanza Macarena donde se incluía esta estrofa:

Se va un siglo y viene otro
Pero ella siempre se queda…

Eso mismo lo podemos trasladar a esta legendaria formación llamada “Los Romeros de la Puebla”:
Se va un grupo y vienen otros
Pero ellos siempre se quedan…

Porque “Los Romeros de la Puebla” siempre quedarán en la memoria colectiva de los buenos aficionados al cante por sevillanas.

“Los Romeros” durante su carrera, cuántos y cuántos grupos habrán visto llegar, triunfar y desaparecer, y ellos siempre ahí, con una labor callada, y fiel a un estilo en la cresta de la ola, pasando de modas de composición, sino todo lo contrario, creando su propio estilo, el estilo “Romeros”, ese estilo que grupos tan consagrados como Brumas o Marisma lo han seguido durante su trayectoria profesional.



Si hay un número que identifique a los Romeros es el número cinco y con el cinco le diremos:

CINCO  ESTAMPAS TAN SUREÑAS /
CINCO  ESPIGAS DE ARROZAL /
CINCO  VUELOS DE CIGÜEÑA /
CINCO  POTROS SIN DOMAR /
CINCO  NOTAS, CINCO SONES, QUE SE UNEN AL CANTAR/
CINCO  TALLES DE ZAHONES/
CINCO  ESPUELAS PLATEAS /
CINCO  LUNAS RIBEREÑAS  ESPERANDO CAMINAR /
CINCO  ESTRELLAS MARISMEÑAS ASOMANDO EN EL PINAR /
CINCO  HUELLAS EN LA ARENA QUE EL SOLANO ACARICIÓ /
CINCO  HERMANOS QUE EN EL QUEMA LA CORRIENTE BAUTIZÓ/
CINCO  LLAMAS DE UNA HOGUERA /
CINCO  TOQUES DE TAMBOR /
CINCO  COPLAS ROCIERAS / 
CINCO  VELAS DEL CAJÓN /
CINCO VOCES QUE MECIERON /
UNA CUNA CIGARRERA ANDANDO POR LOS SENDEROS /
Y MIENTRAS LA VIRGEN QUIERA /  
¡CINCO SERÁN LOS ROMEROS!

He querido rescatar de la larga, exitosa y extensa carrera artística del grupo más importante y laureado de la historia de nuestro cante, esta letra de los Hermanos Martínez Bizcocho  porque nos narra con todo lujo de detalles los sentimientos de estos cinco amigos Rocieros.

El que fuera jugador de fútbol y más concretamente del Sevilla José Manuel Moya, y a la postre el mejor compositor musical que ha tenido nuestro género, tras su prematura retirada del fútbol por problemas de “salud”,  regenta una pequeña taberna en su pueblo natal “La Puebla del Río”, dicha taberna, tenía un soberao donde se sembró una semilla, semilla que en 1967 germinará dando un fruto como “Los Romeros de la Puebla”, conjunto formado por José Manuel Moya, Juan Díaz, José Angulo y los hermanos Faustino y Manuel Cabello, formación que siguió inalterada desde sus inicios hasta su retirada, consiguiendo una trayectoria nada más y nada menos que de 45 años de actividad artística y musical.

Los Romeros de la Puebla siguieron la estela iniciada por los pioneros de las sevillanas que eran "Los Hermanos Toronjo" y  "Los Hermanos Reyes", convirtiéndose por su calidad en santo y seña de los grupos de sevillanas.



Sobre sus excelentes voces, cabe destacar sobre todo la de Faustino Cabello, capaz de interpretar cualquier palo del flamenco e incluso las saetas con gran maestría, es una de las más prodigiosas voces que han cantado por sevillanas.

“Romeros” es el único grupo de sevillanas que nunca ha incluido en sus trabajos anuales “ordinarios” otros cantes que no sean Sevillanas, salvo algún pasodobles.

Y en sus casi 500 sevillanas grabadas podemos decir a modo de rápido resumen, que al menos 200 están dedicadas al Rocío, más de una veintena a la Semana Santa, sobre un centenar de temas dedicado a Sevilla y el resto de las composiciones al mar, al campo y al amor y sus vertientes.

Sin lugar a dudas nos dejan un gran legado estos “Maestros de las sevillanas”, que pueden presumir que la mayoría de los componentes de de todos los grupos que han existido y existen, se declaran fervientes admiradores y auténticos Romeristas.

También os puedo decir, que los Romeros de la Puebla son: timón, luz, camino y ejemplo para todo el que quiera iniciarse en esta cante tan ingrato en muchas ocasiones y muy satisfactorio en otros tantos.

Escuchando a “Los Romeros”, romperemos la promesa y abriremos el viejo arca para colocaremos los zahones y el sombrero, desandaremos las vereas en una mañana de Mayo, detendremos el tiempo en una para en el camino con el abuelo y los rocieros ausentes, que nos llevaran a un Rocío de hace mucho tiempo ya, hablaremos con la candela en el camino de vuelta y aunque todo termina en la vida, por una mala partía, más de cuatro veces las fantasías están en los rincones del sueño, en los sueños donde Sevilla tiene algo, o el cántaro se rompió sobre los cristales y con una carta a Manuela le diremos abrázame y no te olvidare.

Eso mismo le decimos nosotros ahora: No os olvidaremos nunca y ¡¡Medalla de Andalucía para los Romeros de la Puebla!!






miércoles, 23 de julio de 2014

Una noche por Triana

¡Qué  noche la de aquél año! eso mismo pensaré yo cuando pase el tiempo y en el baúl de los recuerdos rebusque en la "carpeta" de buenos momentos y grandes espectáculos.

En esa espectacular carpeta estará desde ayer noche la actuación de grupo Albahaca en el Altozano de Triana con motivo de los días sañalaítos de Santiago y de Santa Ana.

La noche prometía, tras un paseo con mi familia por la Calle Betis, y llegando al Altozano, me fui encontrando y saludando a buenos amigos, por allí andaban Manuel Melado (flamante pregonero de Triana), Juan Antonio Hurtado, Manuel Delgado (Voces de Sevilla), la gente de Chispazo Rumbas, Juan Antonio Jiménez, Lola Triana, José Carlos Seco, Raquel Morey, Francisco José Pavón... antes de llegar a la Capilla de la Estrella me topo con Pascual González y Juani Calceteiro (él me había pedido el audio de "Resignación" las sevillanas que tenían que cantar junto a Albahaca), un Pascual muy aparente e ilusionado como de costumbre - ya te llamaré - el cuerpo ya se estaba preparando para lo que se disponía a sentir y vivir esa noche mágica con Albahaca y sus gentes.




El espectáculo comenzó con canciones y rumbas de la época dorada del grupo Albahaca y a continuación llegaron ellos... su gente, los primeros amigos en aparecer fueron "Cantores de Híspalis" y cantaron a dúo Si yo tuviera una barca, sería barquero en Triana del genial compositor Rafael Romero Sanjuan, después Arturo Pareja-Obregón al piano nos deleitó con aquello tan sublime que comenzaba: Y me da igual, cantar en Sierpes que en la Plaza Nueva, también nos evocó a la figura de su padre y se arrancó con: Cuando paso por el puente Triana contigo vida mía, y se fueron sucediendo los artistas, José Manuel Soto interpretó a dúo "Lagrimas negras", Sabino Loma y Miguel Magüesin (antiguos componentes de Albahaca) pusieron sus voces para el tema emblema del grupo "Pasa la vida", Rafa González Serna y "su" Se te nota en la mirada y un Cesar Cadaval que se acordó de los difuntos de los bancos de Santander, BBVA y Cajasol (le dio por ahí) cuando cantaba "Sevilla tiene un color especial" y como broche y al grito de otra! otra! como un bonus track el a la, la, la, la, long...



Como me dijo mi amigo Pavón, ¿y por qué no un Altozano en la feria de Abril? con espectáculos en directo de los músicos de nuestra tierra, sería fabuloso como promoción y difusión de este maltrecho cante y arte del género de las sevillanas.

En el Altozano de Triana, la noche del 22 de julio hubo un muelle de sal, un puerto de gracia, arrobas de arte e ingenio, un puente de versos y coplas, porque un buen puñado de buenos artistas se empeñaron en hacernos pasar una Velada (Velá) inolvidable, corría el verano del año 2014. (El documento se ha guardado correctamente en la "carpeta" de buenos momentos y grandes espectáculos). 

Otro día os hablaré de otra noche de locura que en el mismo Altozano nos hicieron pasar Pascual González y Cantores de Híspalis.


viernes, 18 de julio de 2014

La Tribu de las Sevillanas

Una de las mejores cosas que me han ocurrido desde que entré a pertenecer al mundo de las sevillanas por vía radiofónica en el año 2009, ha sido conocer a mucha gente maravillosa y en concreto a cuatro locos enamorados de nuestra música.

Fuimos bautizados por Francisco José Pavón con el nombre de la Tribu de las Sevillanas.

Dicha tribu está compuesta por: José Antonio Sánchez de Paco (el nuevo Paulino) José Antonio Espinosa (magnífico compositor) F. José Pavón (compositor que vive por y para las sevillanas), Juan Miguel Vélez (Director de Radio Sevillanas) y un servidor.
Hay un refrán español que dice "Dos son compañía, tres son multitud", pues os puedo decir que nosotros cinco somos compañía.

Hemos pasado muchos buenos momentos de charla y convivencia, de conciertos, de congresos... Hemos tenido votaciones sobre los discos de sevillanas (que incomodó a algunos), tenemos reuniones, cenas de Navidad y estamos en continuo contacto en las redes sociales.

Nuestro principal objetivo y nuestra labor diaria no es reanimar al malherido mundo de las sevillanas, nuestro fin es luchar porque esto NO se nos muera entre las manos.

Muchos son los buenos aficionados del género de las sevillanas que desearían formar parte de la Tribu, podría ser, pero yo soy de los que opinan que si las cosas funcionan para qué tocarlas.

La última convocatoria de la Tribu ocurrió hace muy poco en la Cafetería “La Dolorosa” en el pueblo de Gines  y sirvió para homenajear a uno de los mitos de nuestra música a uno de los hijos predilectos del pueblo Aljarafeño: Juan Antonio Hurtado “Hurtado de Gines”.




En los más de 150 minutos que el bueno de Hurtado nos acompañó, nos estuvo embelesando con sus vivencias de 45 años como autor de grandes sevillanas!!

Nos habló de los antiguos piques entre los poetas de la Rivera del Guadalquivir y los de Gines, de cómo seleccionó en la oficina de Manolo Garrido entre muchas letras las "sevillanas del adiós", como reclutó a Paulino González para el género de las sevillanas con "el dolor del amor", que por mediación del servicio militar y Luis Baras llegaron los poemas de Aurelio Verde a Amigos de Gines, como nacieron algunas de sus creaciones, de cómo junto a Alfredo Santiago crearon el estilo Gines, su perdición por los Marismeños, del desaire que le hizo María del Monte a una de sus creaciones, del programa Cantares de Lauren Postigo, su accidentada actuación en los Salesianos de Utrera con el traje blanco... 





La Dolorosa se convirtió por unas horas en muy Gozosa y Gloriosa, esa tarde del verano del 2014 pasará a los anales de la Tribu como una de sus páginas más entrañable! No todos los días se tiene el privilegio de departir con el creador (Junto a Alfredo Santiago) del estilo Gines, uno de los fundadores de Amigos de Gines, autor de: lloran los pinos del coto, para ser buen Rociero, No me cuentes penas, Sevilla es impresionante, Ya huele a Feria, Porque te llamas Rocío, El loco, Rociero y buena gente, El amor no tiene edad, Mi amor se llama Sevilla, en Sevilla hay que morir, Sevilla mágica... A todo eso, apareció por allí Felipe Díaz (Amigos de Gines) junto a Salvador Escobar... Por la esquina de la Dolorosa pasó motorizado José Manuel Gil Buiza! Esas cosas sólo suceden en Gines, posiblemente el pueblo donde más sevillanas por metro cuadrado se han compuesto en la historia de la música más nuestra: Las Sevillanas!




lunes, 14 de julio de 2014

Los Maravilla

Antes de que viniera al mundo este "mahareta" de las sevillanas, mucho antes de que me acunaran y arrullaran con sones de viejas nanas y cuando aún mis oídos no habían sentido el cosquilleo del repique de las campanas de la Giralda, mi olfato no había sido despertado con el olor de los azahares, mi vista no se había embriagado con los perfiles de esta bendita Híspalis  o nuestra Feria de Abril no conocía el barrio de los Remedios,  ya existía un grupo de chavales con pantalones cortos que cantaban de maravilla sevillanas, rumbas, valses, canciones, fandangos y pasodobles.

A Los Hermanos Paco y Pepe Otero, Luis Beret y Antonio Ferrer (Los Maravilla) les dio por cantar desde muy joven y cambiaron los juegos de niños por el arte, la billarda por la guitarra, los partidos de fútbol por horas de ensayo y sus carreritas no transcurría en las calles, eran por los camerinos del desaparecido “Viñablanca”. 



Así fueron los inicios en la música cuando agonizaba la década de los años 60 del mítico grupo Los Maravilla (primer grupo de Sevilla capital en grabar sevillanas) que entre risas y suspiros fueron creciendo!

En una reciente conversación con Paco Otero, me comentaba que en sus inicios le faltó el verdadero apoyo de una gran compañía discográfica, a principios de los 70 la insigne casa Hispavox se interesó por ellos, pero Los Maravilla tenían un contrato con “Discophon” de varios años por delante e imposibilitó su fichaje por ésta gran compañía, lo que podría haber sido fundamental para una magna repercusión a niveles de popularidad y publicidad nacional, posteriormente firmaron con Belter…



Los Maravilla, al contrario que muchos de los grupos de la época que sonaban muy acelerado y estridentes, siempre cuidaron mucho el resultado sonoro de sus trabajos discográficos, para ello se rodeaban de grandes profesionales a la hora de grabar los discos como los arreglista y directores de orquestas Juan Umbert, J. Valero o Felipe Campuzano y los compositores Fransor-Laureano Postigo, María del Carmen Portero, Pérez Moradiellos o Paco Alba.

De la creatividad de un poeta como es José Padrós Uribarri, se benefició magníficamente bien este grupo que entre los años 1982 hasta el disco de 1995 surtió de muchos y bellos temas, e incluso compuso junto a Fely Perejón discos completos como “Cosa Pura” de 1989, “Anuncios de primavera” en 1990, “Acurrucaita” en 1994” y “Zumo de luna” en 1995. 

La formación de los Maravilla en su retirada profesional a finales de la década de los años 90 del pasado milenio estaba compuesta por los hermanos Pepe Otero, Rey, Antonio Ferrer y Paco Otero (En la foto inferior)

Ellos fueron cosa pura y  pioneros en aflamencar las sevillanas, Los Maravilla con su “sonido” nos invitaron a soñar desde el amor a su tierra con anuncios de primavera de su Sevilla mágica, nos acurrucaron cuerpo a cuerpo al compás del tiempo bajo el zumo de la luna del Sur en un vaso de cristal, desde aquí seguiré tirando piedrecitas como loco sobre su ventana, por si alguna vez quieren volver a abrirla y nos arrojan el clavel en forma de coplas nuevas.






miércoles, 2 de julio de 2014

Con Cantores de Híspalis llegó la revolución de las Sevillanas!

En publicaciones anteriores os he hablado del Pali, de Pepe Peregil, de los Hermanos Reyes, y no sería fiel conmigo mismo si no dedicara unos renglones a revolucionarios de las sevillanas, aquellos que metieron el veneno de este cante a la mayoría de la gente de mi generación, esa misma generación que creció viendo los payasos de la tele con el cola-cao y la nocilla, y fue la última que disfrutó de los juegos y pregones callejeros.
      
Los que nos encontramos en la cuarta década de nuestras vidas (es decir, los que superamos los 40 años de edad), hicimos la primera comunión cuando ellos -Cantores de Híspalis- ficharon por la discográfica Hispavox, y cuando asistíamos a la Feria y a las cruces de Mayo sólo sonaban ellos y sus exitosas sevillanas como: a nuestro aire, harina de maíz,  Cantaré, Micifuz y Robustiana, el carrusel de la alegría, o costalero de Sevilla.


Cuando comenzamos a salir en pandilla agarrados de la mano de la niña de nuestros ojos, sus coplas servían de cantos de sirenas para nuestros coqueteos y tatareábamos “Esa mujer”, El mundo, suspiros de Triana, la otra, Corazón de amores, Quién iba a imaginarlo....

Cantores de Híspalis destrozaron todos los cánones existentes de la música por sevillanas, y le dieron nuevas formas y una puesta en escena rompedora y atrevida subiendo al escenario a más de 80 personas.

Nos presentaban cada año el producto de una manera atractiva y diferente y con todo eso consiguieron con su “Danza del amor” poner a bailar, a bailar a media España, gracias entre otros factores, y al ingenio del carioco Pascual González provocaron el grandioso boom de las Sevillanas.


Cuando disfrutaban de los placeres del éxito y de la fama les llegó el ocaso, la vorágine de la industria discográfica a la más alta escala, las promociones agotadoras de discos, presentaciones multitudinarias, dos o incluso tres discos al mercado un mismo año con sus respectivas horas de composición, ensayo y grabación, hicieron que estos cuatro hippies de poco más de 30 años cada uno y con más de 30.000 kilómetros a sus espaldas mandasen a parar ese autobús y se bajaran de él en plena primavera de sus vidas Rafael Ojeda “Falín” y José Antonio de la Rua “Er Canijo”, y poco después Pascual González se independizó.

Aunque el grupo continuó muy dignamente con nuevos componentes (Carlos y Mario Ruíz), ya nada volvió a ser igual y esos niños grandes que habían crecido escuchando a “sus” Cantores tuvieron que vivir desde entonces oyendo una y mil veces el extraordinario legado que en esa década prodigiosa de los años 80 dejaron grabado.

Por fortuna y deleite de los buenos paladares a finales del año 1999,Pascual volvió a unirse a Cantores (Juani, Carlos y Mario) y desde entonces nos han dejado varios discos de colección: Sevilla reza cantando, La Taberna de los Poetas, Esta Fiesta es la caña, La gran fiesta de las Sevillanas Volumen 1 y 2 y La Pasión Según Andalucía dan muestra de extraordinario trabajo llevado a cabo en esta segunda etapa.    

Ellos me metieron el veneno y aún sigo con él inyectado en mis venas, estaré eternamente agradecido a Pascual González y a Cantores de Híspalis por ello, Sí, yo fui un niño sevillano de los Cantores y crecí con harina de maíz!!