domingo, 18 de junio de 2017

III Ruta Palista (Puerta de Jerez-Barrio de la Macarena)


    Como viene siendo ya habitual, llegando el mes de junio, la Sevilla costumbrista y los enamorados del legado de Paco Palacios el Pali tienen una cita obligada, y este año fue el sábado 17 de junio el día elegido. Lo que en el primer año fue una quedada de doce personas, en tan solo dos años hemos sido 80 las personas convocadas en la Puerta de Jerez a las 9:30 AM.

   Tras las pertinentes palabras de bienvenida, presentación de la Asociación Paco Palacios el Pali, y cantar las sevillanas de los niños meones (la fuente se activó justo al terminar la sevillana y los chorritos de agua nos sorprendió a todos) echamos a caminar dirección a la casa de la Moneda.

                              Sevillanas "Fuentes de amores"

    Al igual que los años anteriores, José Antonio Palacios (Sobrino del Pali) nos contó in situ como era la casa y el barrio que vio nacer en 1922 al trovador de Sevilla. La casa de la Moneda y la calle Güines un barrio humilde y obrero donde vivían varios capataces de Sevilla.

   Tras pasar por la Torre de la Plata y por la Plaza de Indalecio Prieto (Lugar donde irá colocado el monumento a El Pali), llegamos a la Calle Tomás de Ibarra, a la casa de nuestro Trovador, ofrenda floral, y algunas coplas por sevillanas cantadas por Sergio Alcántara del que será el disco homenaje al Pali con sevillanas todas inéditas y hechas expresamente para evocar la figura del Trovador de Sevilla y recaudar fondos para dicho monumento. También la familia Palacios quiso reconocer la labor de diferentes personas, si en la 1ª Ruta el reconocimiento fue para mi persona por crear dicho evento, y en la 2ª Ruta fue para Federico Alonso Pernía, este año fueron tres los galardonados, Paco Ruano a título póstumo recogido por sus hijos Paco y Carmen, Alfonso González “Popi” y Juanma Cortes.

                             Sevillanas "Recuerdos de mi patio"

    Después de cantarle al nuevo azulejo que el Pali ya tiene en el arco del Postigo, y cantarle también a la Puerta de Correos, nos dirigimos a la Plaza Virgen de los Reyes, ante el asombro del público existente que esperaba la cola para subir a la Giralda, le cantamos a los cocheros de Sevilla y a Paco el Campanero a los pies de la mencionada Giralda, allí fue un momento especial, varias guías turísticas empezaron a bailar de una forma espontanea y se creó un ambiente mágico en tan emblemático lugar de Sevilla.

                            Sevillanas "Campanas de la Giralda"

     Cruzamos el barrio de Santa Cruz y los Jardines de Murillo al son de las letras del Pali, y llegando a la Puerta de la Carne, una cocinera de uno de los restaurantes del lugar se pegó un bailecito con todo el arte del mundo, tras una merecida parada de avituallamiento se sumaron algunos Palistas más que provenían de Huelva y nos dirigimos al Muro de los Navarros para enfilar la calle Santiago y visitar el Corral del Conde al que le cantó Paco Palacios, cuando llegamos al popular Corral del Conde nos sucedió una desagradable vivencia, un vecino de dicho Corral cuál si fuera un gallo de pelea salió de su jaula amenazando y echándonos de ese lugar, un sevillano moderno de los que reniega de las tradiciones de su ciudad, es lamentable pero sucedió así. 80 personas que iban a hacerse una foto y cantar una sevillana salieron expulsadas como si fueran una panda de niñatos... pero salimos entonando aquella sevillana que decía: En el Corral del Conde hubo pelea…

                               Sevillanas "Corral del Conde"

     Después de tan desafortunada experiencia en el Corral del Conde tuvo lugar otro de los momentos especiales de la Ruta, en la antigua Plaza Rialto junto al monumento de Pepe Peregil volvieron a llover coplas, en esta ocasión en honor al entrañable e inigualable Pepe, de Pata Negra, la Combebencia y Un Óle para enmarcar una foto para el recuerdo. Alvarito Peregíl nos recibió en su “Quitapesares” como él solo sabe hacerlo, con su arte y hospitalidad. Allí le cantamos a Pepe el Tranviario que entre pare, pare y pare, se hartaba de aguardiente en el bar Quitapesares.

                                  Sevillanas de la combebencia

     En llegando a las Setas de la Encarnación se entonaron las sevillanas a los Donantes de Flores, por la calle Regina pasamos cantando “A la Plaza la Feria miarma por chicharrones…” y los trabajadores de la zona salían de sus establecimientos con móvil en mano para grabar esa manifestación de arte, en san Juan de la Palma sevillanas a la Amargura “El Domingo de Ramos palma y olivos…” y en Montesión llegó el momento que quedará en la memoria colectiva de los Palistas que asistimos a la tercera Ruta, tras cantarle a los azulejos de Señor en la Oración en el Huerto y a la Virgen del Rosario “Por la calle la Feria ya no se cabe…” un buen amigo, José David abrió las puertas de la Capilla para unos novios que iban a fotografiarse delante de sus titulares, momento que aprovechamos para entrar en la capilla y en un visto y no visto rezamos la Salve a la Virgen del Rosario!

                            Sevillanas "Rosario de Montesión"

    La Ruta iba llegando a su fin, pero todavía nos quedaba visitar la Basílica de la Madre de los Macarenos, allí bajo un sol intenso y temperaturas que ya rondaban los 40 grados cantamos “Soñé con la Macarena” y “El Trovador de Sevilla”, Siempre he sido trovador de esa Esperanza morena que entre clarines de amor sale de la Macarena…

                               Sevillanas "Soñé con la Macarena"

     Rodeando la muralla Macarena llegamos a San Julián y al Colegio de Santa Ángela de la Cruz, fin de nuestro trayecto, allí, frente al grafiti que le han hecho al Pali fuimos entonando varias sevillanas más, entre ella la nueva dedicada a la Ruta Palista: Hay una puerta en el cielo que se abre cada año, por donde llueven coplas que el pali las va cantando…
Pediste por Sevillanas
Que no llorara Sevilla
Y el río se desbordó
Llorando por sus orillas.


                      Reportaje sobre el Pali cuando él aún vivía

    La posterior convivencia fue en la Casa de nuestra Hermandad de la Hiniesta, agradecer desde estos renglones a su junta de gobierno en el nombre de su Hermano Mayor José Antonio Romero por tan bonito detalle de cedernos el salón. En la convivencia pasamos un rato inolvidable con Luis Miguel Murube “El Pali de los Palacios”, una persona entrañable que imitaba al Pali como si lo tuviera dentro metido.


    La Ruta finalizó a la hora prevista, es decir, a las 3 de la tarde, y la convivencia a las 8, cinco horas andando por Sevilla con 40 grados y 5 horas de convivencia. La III Ruta Palista ya es historia, ahora toca pensar en la IV, que será Dios mediante a Sanlúcar de Barrameda, la residencia veraniega del Francisco de Asís Palacios Ortega “El Pali” ¡Viva Sevilla!

    Fotografías de mi amigo Javier Montiel y otros participantes en la Ruta Palista.

No hay comentarios:

Publicar un comentario