jueves, 15 de julio de 2021

La música, ¿cabeza de turco de la Pandemia?

Hace mucho tiempo que no entro en mi blog para publicar algo, y ya va siendo hora de dar mi opinión en torno a uno de los grandes daños colaterales de la maldita Pandemia: LA MÚSICA

En los últimos meses estamos asistiendo atónitos a una serie de manifestaciones multitudinarias, ya sean de orden político, deportivo o social, vemos habitualmente en televisión como los señores Políticos utilizan a sus seguidores sin apenas poner medidas de seguridad en sus mítines, también hemos visto a algunas aficiones de fútbol que se siguen lanzando a las calles para celebrar títulos, ascensos o permanencias sin respetar la distancia de seguridad, además de ver manifestaciones de diferentes plataformas sociales por doquier reivindicando sus cosas, todo eso sin mencionar como los veladores de los bares y restaurantes de toda España acaparan acerados, avenidas y plazuelas y en muchas ocasiones con pocas medidas de seguridad o las interminables colas de vacunaciones sin mantener los 2 metros de distancia de seguridad.

Y yo me pregunto, ¿Y la cultura pa' cuando? 🎼🎼🎼Y en concreto, ¿la música pa' cuándo? 🎼🎼🎼 

La industria musical es la gran perjudicada desde que llegó el dichoso Covid-19 en marzo de 2020, desde entonces, los profesionales de la música han tenido que hacer encajes de bolillos para poder subsistir. Miles de conciertos y giras suspendidas, centenares de promociones anuladas, infinidad de proyectos aparcados, muchísimas grabaciones paralizadas, devolución de cientos de miles de entradas, etc, etc, etc

Y aquí llega el quid de la cuestión, ¿Por qué cada vez que hay un concierto, los artistas tienen que extralimitar los aforos? Si apenas se respetan las distancias de seguridad ni en los bares, campos de fútbol o manifestaciones, ¿Por qué si hay que hacerlo minuciosamente en los teatros y auditorios? ¿Cuántos casos de contagios masivos de han contabilizado en los diferentes conciertos y actuaciones musicales desde que comenzó el estado de alarma?...

No quiero pensar mal, espero que los políticos no estén intentando acabar (para acallar sus voces) con un gremio (el de la música) que da de comer a miles de familias. 

La música apenas recibe subvenciones y ayudas de ningún tipo, es la oveja negra de la cultura ¿Para cuándo el final de ésta terrible función titulada Covid-19?


Y aquí abajo, en la Andalucía Occidental, tenemos a nuestra música por Sevillanas, aparte de los daños de la pandemia y sus restricciones, inmersa en una gran crisis de identidad, de creatividad y también económica, por eso dentro de nuestras posibilidades tenemos y debemos apoyar ahora más que nunca a nuestros artistas, para que las sevillanas no queden solo como una forma de expresión obsoleta en fiestas y en celebraciones, tenemos que consumir Sevillanas para que éstas estén presentes cada año en el mercado discográfico y sigan posándose en el corazón y la memoria de los buenos aficionados, para qué sus sones los tarareen los chiquillos, que sus compases sean bailados por las nuevas generaciones y para que el legado cultural siga creciendo... Es ahora cuando grito a los cuatro vientos con más fuerza que nunca: ¡Al mal tiempo Sevillanas!












Firmado: Javier Montiel Guerra

1 comentario: